El asbesto y el riesgo de cáncer

¿Qué es el asbesto?


El asbesto a amianto se conforma por un grupo de minerales fibrosos que están presentes en la naturaleza y que son resistentes al calor y la corrosión. Estas fibras se encuentran en el suelo y las rocas en muchas partes del mundo. Están hechas principalmente de silicio y oxígeno, aunque también contienen otros elementos.


Debido a la resistencia al calor y la corrosión, el asbesto se ha usado en productos comerciales, como materiales de construcción, frenos de automóviles y materiales para paneles de yeso.


Existen dos tipos principales:

  • Crisotilo: Conocido como asbesto blanco, es el tipo más común en aplicaciones industriales. A través de un microscopio, las fibras del crisotilo se encuentran enrolladas en un espiral, razón por la cual a este tipo de asbesto se le conoce como serpentina o de fibras rizadas.

  • Fibras de asbesto anfíbolas: tienen forma de agujas rectas. Existen varios tipos de fibras anfíbolas como amosita (asbesto marrón o café), crocidolita (asbesto azul), tremolita, actinolita y antofilita.

Ambos tipos de asbesto han sido asociados con el cáncer.


Desde la revolución industrial, el asbesto se ha utilizado para aislar fábricas, escuelas, casas y barcos, al igual que para fabricar partes de los frenos y el embrague de automóviles, tejas para techos, losas para el piso, cemento, textiles y cientos de otros productos.

Durante la primera mitad del siglo veinte, crecía la evidencia que mostraba que la respiración en lugares con fibras de asbesto causaba deformidad cicatricial en los pulmones. La exposición a polvo de asbesto en el lugar de trabajo no estaba controlada en ese momento. Inglaterra fue el primer lugar durante la década de 1930 en donde se tomaron medidas para proteger a los trabajadores de la industria del asbesto al instalar sistemas de ventilación y escape de emisiones. No obstante, durante los grandes esfuerzos de construcción de barcos en la Segunda Guerra Mundial, una gran cantidad de trabajadores estuvieron expuestos a niveles elevados de asbesto.


Durante la segunda mitad del siglo veinte, a medida que se fueron detectando mejor los cánceres relacionados con el asbesto, se fueron tomando medidas para reducir la exposición, estableciéndose así los estándares contra la exposición, al igual que las leyes que prohíben el uso del asbesto para los materiales de construcción.



¿Cómo se exponen las personas al asbesto?

  • Inhalación: Puede que esto ocurra durante la minería y procesado del asbesto, así como durante la producción de productos que contengan asbesto o la instalación de material aislante con asbesto. También puede ocurrir durante la demolición o renovación de edificios viejos, o cuando se desbarata material antiguo que contiene asbesto.

  • Deglución: También pueden ser tragadas, lo cual puede que ocurra cuando las personas consumen alimentos o líquidos contaminados (tales como agua que fluye por tuberías de cemento de asbesto). También puede ocurrir cuando las personas tosen el asbesto que han inhalado y luego tragan su saliva.

Muchas personas se exponen a muy bajos niveles de asbesto que se encuentra naturalmente al aire libre, como resultado de la erosión de piedra que contiene asbesto. El riesgo de dicha exposición es mayor en regiones donde las rocas tienen un mayor contenido de asbesto.


En algunas regiones, el asbesto puede detectarse en el suministro de agua, así como en el aire. Puede llegar hasta el agua por medio de varias fuentes, tales como la erosión del suelo o las rocas, la corrosión de las tuberías de cemento de asbesto o la desintegración de los materiales de techado que contienen asbesto, que luego pasan a los alcantarillados después de llover.


No obstante, las personas con una exposición mayor son las que trabajaron en la industria del asbesto, tales como la construcción de barcos y manejo de material aislante. Muchas de estas personas recuerdan haber trabajado en densas nubes de polvo de asbesto, día tras día.

¿Causa cáncer el asbesto?


Cáncer de pulmón


La inhalación de las fibras de asbesto se ha asociado a un aumento en el riesgo del cáncer de pulmón en muchos estudios con trabajadores expuestos al asbesto. Este riesgo aumentado se ha visto con todas las formas del asbesto (no hay ningún tipo “seguro” de asbesto en relación al riesgo de cáncer de pulmón). Por lo general, entre mayor sea la exposición al asbesto, mayor es el riesgo del cáncer de pulmón. La mayoría de los casos de cáncer de pulmón entre este grupo de personas ocurre al menos 15 años después de la primera exposición al asbesto.


Mesotelioma


El mesotelioma es un tipo de cáncer poco común que en la mayoría de los casos afecta los revestimientos finos de los órganos en la región del pecho (pleura) y el abdomen (peritoneo).


El mesotelioma está estrechamente vinculado con la exposición al asbesto. Todas las formas de asbesto han sido asociadas al mesotelioma, aunque el asbesto anfíbol parece causar este cáncer a niveles inferiores de exposición en comparación con el asbesto crisotilo.


Otros tipos de cáncer


Algunos estudios han sugerido también que la exposición al asbesto en el trabajo puede que se relacione a otros tipos de cáncer, incluyendo el de faringe (garganta), estómago, colon y recto.


Sin embargo, la relación entre estos tipos de cáncer y el asbesto no está tan determinada como con los otros tipos de cáncer que se detallan en este contenido.


Fuente y más información: https://bit.ly/2mY0eJ4
















0 vistas

¡Tu Farmacia Especializada en Ti!

SOLMEDIX SOLUCIONES MEDICAS SA DE CV

MONTERREY NUEVO LEÓN, MÉXICO